Cinco pecados caleños en contra del ambiente

La contaminación de los principales ríos de la ciudad está en un nivel crítico. Los delitos contra el ambiente agobian la ciudad. Si Cali tuviera su sentencia en el Juicio Final en este momento debería irse al infierno para pagar sus culpas por sus pecados ambientales. El pésimo manejo de residuos sólidos, la contaminación de los ríos, la deforestación, el exceso de ruido y la polución del aire son los cinco pecados medioambientales que condenan a la ‘Sucursal del Cielo’. Por esto, El País, en el Día Mundial del Medio Ambiente, hace un recuento de estos problemas. 1. Según los estudios del Dagma, 1827 toneladas de residuos sólidos llegan a Navarro, pues los documentos del Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos, Pgirs, dicen que los caleños generamos casi un kilogramo de basura diaria, de la cual sólo el 20% se recicla. 2. Estos residuos también están contaminando los ríos de la ciudad. Diego Carvajal, coordinador de Planeación Municipal del Dagma, explicó que hay 75 toneladas de carga orgánica en el río Cauca, y agregó que en el río Cali viajan 54 toneladas de sedimentos ocasionados por la deforestación. 3. Aunque Cali es una ciudad con gran población arbórea, de los 280.000 árboles que hay, sólo 4.000 reciben mantenimiento. Al Dagma llegan 30 solicitudes diarias pidiendo la intervención de zonas arbóreas, pero según Carvajal, en su mayoría son pidiendo la tala de estas especies, es decir “unos 10.000 árboles”, que ‘molestan’ a la gente, lo que nos ratifica como pecadores ambientales.
4. El 61% de las quejas de convivencia que llegan al Dagma están dirigidas a problemas de ruido por equipos de sonidos en zonas residenciales, mientras que sólo el 1% es por afectación del medio ambiente. Además, Carvajal expresa que, paradójicamente, el ruido de los carros es mucho más fuerte, pero que la gente lo asume como “algo cotidiano”. 5. Uno de los problemas más severos de la ciudad es el combustible de los carros “pues es muy sucio”, afirma el funcionario. El Diesel local tiene 4.500 partes por millón de azufre y la gasolina tiene mil partes por millón, siendo este un gran contaminante y muy perjudicial para la salud. En Chile, por ejemplo, la gasolina es tan limpia que sólo tiene 50 partes por millón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada